La Cámara baja de Estados Unidos, dominada por el Partido Demócrata, votó 230-197 para llevar a juicio político a Donald Trump por un artículo de abuso de poder.

En una segunda votación, la mayoría de Cámara avaló 229-198 llevarlo también a juicio por obstrucción a la investigación hecha por el Congreso.

El proceso pasará al Senado, de mayoría republicana, donde se espera que se celebre el juicio político al Mandatario a partir de enero. Para destituir al Presidente se necesitarían los votos de dos terceras partes del Senado.

En tanto, el Mandatario, que se encuentra en medio de un mitin político en Michigan, desestimó el juicio político.

«Ni siquiera parece que me están llevando a juicio. Al país le está yendo mejor que nunca y no hice nada malo», dijo Trump a una multitud de simpatizantes.