Una nueva técnica de escaneado cerebral pretende que, con revisiones rutinarias, se detecte el Párkinson al comienzo de la enfermedad, informó la Universidad Hebrea de Jerusalén.

A nivel mundial, al menos 10 millones de personas viven con la enfermedad de Párkinson, mientras que en México existen alrededor de 300 mil pacientes con párkinson, según cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Varias empresas farmacéuticas están a la espera de la aprobación de medicamentos para tratar el Párkinson, sin embargo, dice el equipo del profesor Aviv Mezer de la Universidad Hebrea, si los médicos pudieran identificar de modo temprano que la enfermedad comienza a actuar eso mejoraría el pronóstico de los enfermos de forma sustancial y también la acción medicamentosa.

Hoy en día se utilizan resonancias magnéticas para visualizar la estructura cerebral y estas, a decir de Mezer, no son lo suficientemente sensibles como para indicar el comienzo del Párkinson, que se suele diagnosticar a través de pruebas clínicas basadas en los síntomas de los pacientes y no en cambios estructurales del cerebro.

También existe otro método que indica el estado del cerebro, pero caro e invasivo que exige la inyección de una sustancia radioactiva, por lo tanto, es poco utilizado.