El pasado 29 de agosto se llevó a cabo el re inicio de la fórmula uno, después de un descanso de un mes dejando establecido la mitad de temporada, donde la gran batalla entre Max Verstappen y Lewis Hamilton, dejó establecido como estaría el 2021; Inglaterra y Hungría, no fueron lo mejor para Red Bull, quienes sufrieron de duros embates, perdiendo el liderazgo de constructores con la consigna de recupéralo en la segunda parte del año.

Francorchamps, era propicio para un gran espectáculo, pero la lluvia vino a complicarlo, ya desde la calificación femenil de la W series, se estaba viendo lo peligroso del circuito de Spa, donde ocurrió un brutal accidente múltiple en la peligrosa curva de Raidillon de dicha pista, seis monoplazas fueron protagonistas del terrible choque, saliendo por fortuna sin problemas, con lesiones mínimas, sin embargo, las escenas del viernes del 27 de agosto fueron muy impactantes.

Para ese día viernes en los entrenamientos libres, Charles Leclerc y Max Verstappen fueron protagonistas en diversos tiempos de otros accidentes en el mismo circuito de Spa, el Ferrari del monocasco perdió el control en la curva 7, sin la posibilidad de regresar a la pista, mientras el monoplaza de Red Bull, en ese mismo sitio a 3 minutos de terminar la última práctica, se salió de pista impactando los ejes traseros, dando por concluido las actividades con bandera roja.

Para el Sábado, la lluvia seguía permeando la pista del circuito de Francorchamps, donde se llevaría a cabo el día de clasificación, los autos de Verstappen como el de Leclerc, estaban listos gracias a los excelentes mecánicos de la fórmula uno, dando buenos tiempos a McLaren con Landon Norris, y ya desde la Q1, la escudería Williams se encontraban en los primeros puestos con sus dos pilotos, mientras la batalla entre Hamilton y Verstappen por quererse llevar la pole, era lo más atractivo del momento, sin embargo, ya para la Q3, la intensidad del aguacero impedía tener mejor control sobre los autos y los primero en salir para probar la pista fueron Sebastián  Vettel con su Aston Martin, Russell y Norris, quien este último se impactó contra en la curva Eau Rouge dejando el monoplaza completamente destruido, afortunadamente él salió solo con leves golpes, esto, cuando se encontraba dominando la clasificatoria.

Tras la salida de Lando Norris con McLaren y con bandera roja, lograron limpiar la pista para proceder a terminar la clasificatoria, dando la sorpresa George Russell para posicionarse en segundo lugar, apenas 3 segundo superado por Max Verstappen quien se llevó la pole, Hamilton quedó en tercer lugar a disgusto de la mala participación de esos días y un Ferrari con poca efectividad.

Para el día domingo la lluvia no dejaba de caer para dar un espectáculo en pista de los cientos de aficionados que se citaron para apoyar al Holandés, ya unas horas antes se había tenido muchas complicaciones con los pilotos de la fórmula 3, pero pese a eso, la FIA, daba la autorización para llevarse a cabo la competencia, y a 30 minutos de dar inicio, “Checo” Pérez quien salió por Red Bull junto con otros monoplazas para dar reconocimiento de pista se impactó contra la barra de contención de la curva 6, esto, cuando ya se iba a dirigirse a la parrilla de salida, el descuido le provocó serios daños en el eje de la llanta delantera del lado derecho, impidiéndole competir, de mal en peor, poco después de haber sido ratificado para seguir un año más en el equipo de Christian Hornes.

Tras tres horas y media, de la hora de inicio del Gran Premio de Bélgica, después de la intensa lluvia la cual no paró y aplicando el reglamento de la FIA, dio por concluido tras solo  tres vueltas determinado por el procedimiento detrás los pilotos del safety car, repartiéndose los puntos al 50% por ciento porque solo faltó el 75 por ciento de competencia, muchos criticaron la disposiciones tomadas, ya que debieron haberlo hecho desde un inicio y dejaron pasar todo ese tiempo, mientras los espectadores bajo el frío y el aguacero esperaron para solo ver esas únicas vueltas y el podio dejando a todos los competidores en los mismo puestos obtenidos en la clasificación excepto Pérez, quien debió iniciar desde el pitline, gracias a los buenos mecánicos de Red Bull pero, fue en vano.