• La pandemia puso en su lugar a AMLO
  • En el país no deben relajarse medidas

Fernando Pérez Chávez

Luego de que en abril del presente año el presidente Andrés Manuel López Obrador, anunció que en el país se había logrado domar la pandemia del coronavirus, está claro que fue un sueño guajiro, porque está en el pico más alto y se ha disparado peligrosamente debido a que en las últimas 24 horas en el país se registraron 344 decesos y 2 mil 713 nuevos portadores del virus, la cifra más alta de la emergencia sanitaria.

López Obrador hecho las campanas al vuelo el 26 de abril y con bombo y platillos en forma irresponsable aseguro que la pandemia que había caído como anillo al dedo había sido domada en el país, pero el tiempo está poniendo en su lugar al mandatario mexicano, porque las muertes y los casos de COVID-19 se han triplicado y el problema sanitario y económico se agravará con su plan vago para volver a la nueva normalidad en el país.

Y en la tradicional conferencia de prensa para dar a conocer el corte del martes 19 de mayo, el director de epidemiología de la Secretaría de Salud Federal, José Luis Alomía informó que suman 5 mil 666 defunciones y 54 mil 346 casos confirmados en México, luego de que había mil 351 decesos y 14 mil 677 casos de coronavirus, cuando el presidente hizo el anuncio rimbombante y está claro que sería peligroso relajar las medidas para contener la epidemia como lo ha dispuesto el gobierno federal, razón por la que varios gobernadores han ignorado su plan para volver a la normalidad.

Ante esta situación en Michoacán el gobernador Silvano Aureoles Conejo, no debe de aflojar el paso y debe de seguir endureciendo las medidas para buscar aplanar la curva de la pandemia la cual sigue creciendo y de acuerdo al último corte de la noche de este martes, Michoacán registra mil 118 contagios de coronavirus, luego de incrementarse 67 nuevos y tres decesos más, con los que suman 100.

Por otro lado, el que debe de hacer lo suyo también es el presiden te municipal de Morelia, Raúl Morón Orozco y coordinarse con el gobernador del estado, porque no pueden relajar las medidas para contener la emergencia sanitaria, toda vez que ya se vieron los retenes de la policía Michoacán en varios puntos de la capital del estado, luego del decreto que emitió el gobernador Silvano Aureoles Conejo, para que confinamiento fuera obligatorio, así como el cubre bocas.