La Subsecretaría de Control de Tránsito predica con el mal ejemplo.

Al exterior de sus instalaciones de Obrero Mundial y Pitágoras, en la Alcaldía Benito Juárez, la dependencia habilitó parte de la acera como estacionamiento para empleados.

El lugar es confinado con conos azules para que los conductores puedan estacionar sus autos, complicando la circulación de los peatones.

“Todos los días es lo mismo: invaden muchas veces toda la banqueta y no hay espacio para caminar de ese lado. Aquí se ven las unidades de Tránsito”, aseguró el vecino Isaac Rodríguez.

Para el ciclista Jesús Gutiérrez, quien pasa por las oficinas casi todos los días, el agandalle del espacio público es grave y, más aún, viniendo de esta dependencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here