Los contagios y hospitalizaciones por COVID-19 están comenzando a reducirse en algunos países de Latinoamérica, en lo que serían las primeras señales de descenso de la agresiva ola provocada por la variante ómicron, informó la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Así lo indicó en su conferencia de prensa semanal la doctora Carissa Etienne, directora de la OPS.

“Aunque todavía son muy elevadas, las nuevas infecciones y hospitalizaciones están empezando a bajar en algunos países de la región. Los casos han bajado 31 por ciento respecto a la pasada semana”, dijo Etienne.

La OPS informó que durante la última semana, el continente americano registró 4.8 millones de casos nuevos de COVID-19 y 33 mil muertos, en medio de la ola de la variante ómicron, más contagiosa que las anteriores.

En la misma línea se expresó Sylvain Aldighieri, experto de la OPS sobre COVID-19, al indicar que “probablemente” el continente americano “esté ya en la ladera de bajada de la ola global causada por ómicron”.