Jorge Arganis, secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), informó que se dio por cerrado el caso del accidente aéreo en el que murieron Martha Erika Alonso y su esposo, Rafael Moreno Valle.

La SCT realizó a través de la Agencia Federal de Aviación Civil las investigaciones y el dictamen correspondientes cuyos resultados se entregaron en su oportunidad. A la fecha el gobierno del estado de Puebla tiene el caso en sus manos y está firmando las responsabilidades que proceden”, expuso el funcionario federal durante comparecencia ante el Senado de la República.

Arganis Díaz Leal confirmó que el incidente, ocurrido el 24 de diciembre de 2018 entre las localidades de Santa María Coronango y Tlaltenango, se debió a una falla técnica que “involucró al sistema aumentado de estabilización del helicóptero, lo que afectó los actuadores electrónicos de rol”.

Corresponderá al Gobierno de Puebla fincar las responsabilidades penales que resulten de las investigaciones.

La tripulación contaba con capacitación actualizada, licencias vigentes y el mantenimiento de la aeronave actualizada y permiso de operación en orden. El fabricante encontró dos tornillos sueltos en el sistema de aumento de estabilidad”, explicó.