• Es urgente tomar las medidas adecuadas que nos permitan tener el control de la salud en nuestras manos

San Luis Potosí (AMINES).- La pandemia por COVID-19 que tiene en jaque a la humanidad ha colapsado el sistema de salud en México; así lo afirmó el presidente de la Confederación Mundial de Medicina Integrativa, Tradicional, Complementaria y Educación en Salud (COFEMITES), David Hidalgo Ramírez durante la conferencia de prensa donde se anunció el nombramiento de Juan José Aguilar Espinoza como director estatal de COFEMITES en San Luis Potosí.

El desorden social, el escepticismo, la desinformación y la usencia de coordinación, son solo algunos de los aspectos que cada día nos hacen más vulnerables ante la emergencia sanitaria que estamos enfrentando, por lo que es urgente tomar las medidas adecuadas que nos permitan tener el control de la salud en nuestras manos, advirtió el especialista.

Y agregó que, ante la creciente curva de contagios por la tercera ola, a los protocolos de sanidad dictados por la autoridad se deben sumar medidas de prevención que nos permitan mantenernos lo más sanos posible, por lo que Hidalgo Ramírez insistió en que es el momento para que autoridades gubernamentales, organizaciones civiles y academia “estemos unidos y avanzar en la misma dirección, sumando a las recomendaciones de las autoridades todo aquello que sabemos nos permitirá tener un estilo de vida saludable, una alimentación adecuada, una activación física y actitud mental adecuada; solo así tendremos un sistema inmunológico adecuado para enfrentar la pandemia”.

COFEMITES con el ADN mexicano 

David Hidalgo recordó que fue en México en el 2018 cuando nace COFEMITES y que una de sus primeras actividades fue la organización de Foros de Salud en toda la República Mexicana. Como resultado de estos encuentros, se constató el gran estado de deterioro en el que se encontraba el sistema de salud mexicano, con niveles de abandono jamás registrados en la historia de nuestro país; desde entonces, esta confederación ha tenido como misión agrupar y profesionalizar a médicos tradicionales y complementarios, quienes por años han atendido las necesidades de salud de los sectores más vulnerables de nuestro país.

Primero fue en México y actualmente COFEMITES está presente en 20 países, ofreciendo y compartiendo el conocimiento ancestral en todos los lugares donde el acceso a la salud ha sido negado, en esas comunidades en las que el médico tradicional sí es reconocido gracias a la calidad, seguridad y eficacia con la que se atiende a los pacientes.

Desde el inicio de la pandemia en el 2020, COFEMITES ha realizado brigadas de atención médica con la finalidad de llevar los beneficios de la medicina tradicional y complementaria a los pacientes con COVID-19, logrando documentar cerca de 35 mil casos en los que se registró pronta mejoría.

“Sin embargo, aún falta mucho por hacer para que la medicina tradicional logre incorporarse como parte esencial de los beneficios de la salud universal. Por ello es urgente fortalecer el marco jurídico que otorgue certeza legal a quienes ejercen estas prácticas ancestrales, solo así avanzaremos en la transformación y fortalecimiento de un sistema de servicios de salud que se encuentra colapsado”, destacó Hidalgo Ramírez.  

Medicina complementaria, necesaria en la atención primaria

Es urgente reconocer la importancia de incorporar al sistema de salud mexicano los modelos de atención, conocimientos y prácticas ancestrales, más aún cuando México es referencia internacional de la eficacia con la que las prácticas de la medicina integrativa y complementaria han brindado atención primaria.

Actualmente en nuestro país existen más de 280 mil médicos tradicionales acreditados por la Ley General de Salud, quienes han demostrado una reducción de los costos de los servicios de salud hasta en un 80% y la pertinencia de regresar el control de su salud al pueblo mexicano, respetando e incluyendo a la medicina tradicional como un componente central del abordaje cultural y del derecho a la salud.

Finalmente, David Hidalgo reiteró que la medicina tradicional y complementaria no se encuentra alejada de las recomendaciones pertinentes que ha estipulado el gobierno de México como parte del protocolo para reducir el riesgo de contagio del virus SARS-CoV-2, “pero es el momento en el que tenemos que emplear otras herramientas con las que contamos, para emplear este conocimiento ancestral y mejorar la calidad de vida de los mexicanos”.