En Chiapas, el sitio donde murieron 56 migrantes tras volcar un tráiler fue convertido en un jardín santuario por los lugareños.

El lugar del accidente donde 56 indocumentados murieron y más de un centenar resultaron heridos se convirtió en un jardín santuario en honor a los migrantes que viajaban hacinados dentro de un tráiler en el estado de Chiapas.

María, quien lleva más de 45 años trabajando en la producción y venta en el Vivero Berriozabal, donó su tiempo y plantas para hacer del lugar, conocido como la curva del migrante, un jardín.

Para esta obra se utilizaron 100 metros de pasto alfombra, 56 plantas Sansevieria, una planta que aguanta cualquier clima y simula una vela, piedras de río, 10 costales de abono y tierra.

“Ahora el mural luce esplendoroso, el lugar revivió luego de la tragedia” dice María a Efe.