El Gobierno de Enrique Peña Nieto cerró el sexenio con derroche, saqueos, aviadores, liquidaciones millonarias, pagos inflados, obras inexistentes, transferencias sin justificar y contratación de empresas fantasma.

Y, además, tan sólo en 2018 se pagaron más de 5 mil 300 millones de pesos a medios de comunicación por supuestas campañas de publicidad que no se pudieron comprobar o documentar.

Ayer la Auditoría Superior de la Federación (ASF) presentó el último paquete de auditorías de la Cuenta Pública 2018, y calculó en 28 mil 876.9 millones de pesos como recuperaciones probables.

El sector que acumuló más irregularidades fue la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, que encabezaba Gerardo Ruiz Esparza, con observaciones por más de 8 mil millones de pesos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here