¿No te sientes motivado con la especialidad que elegiste en la universidad? ¿Crees que podrías haber estudiado otra profesión? A veces es necesario pensar en un cambio de carrera. Muchas personas lo hacen durante su vida, sea por decisión propia o porque la industria en la que trabajaba cambió mucho. Otras personas lo hacen cuando están estudiando, al sentir que se equivocaron en elegir su carrera. Siempre hay tiempo de enmendar el rumbo.

Luego de acabar el colegio, todos debemos tomar una decisión que cambiará nuestra vida: elegir nuestra profesión. Puede ser Comunicación Social o Periodismo porque te gusta escribir o contar las noticias desde el lugar de los hechos, podría ser arquitectura porque tu sueño es que los edificios más grandes de tu ciudad tengan tu nombre o una de las diferentes ramas dentro de la ingeniería. Hay cientos de profesiones entre las cuales puedes elegir.

En este artículo te vamos a dar algunos consejos para que sepas si es el momento de un cambio de carrera, ya sea porque perdiste la motivación de seguir estudiando esa profesión o porque crees que ese no es el campo en el que quieres desarrollar tu vida.
Consejos para un cambio de carrera

1. Define qué te apasiona

Puede sonar algo muy básico, pero es probablemente el factor más importante a tener en cuenta. La idea es trabajar motivado, contento y con la pasión suficiente para no perder la motivación luego de algún problema o crisis que puede ocurrir. Si es que tu profesión o la carrera que vienes estudiando no la sientes como una prioridad o algo en lo que te interese seguir creciendo y aprendiendo, es el momento para pensar seriamente en un cambio de carrera.

2. Haz una lista de pro y contras
Este ejercicio puede ayudarte a decidir si es que debes continuar con tu profesión actual o no. Piensa en los beneficios que te brinda, no solo económicos sino también en los que pueden afectar tu vida como son los horarios, línea de crecimiento, entre otros. Arma también una lista con las contras que tiene la carrera que has elegido. Para esto puedes utilizar un cuadro sinóptico online.

Si estás estudiando actualmente, puedes conversar con amigos o familiares que tienen dicha profesión que te pueden ayudar a enriquecer la lista.

3. No te apures en tomar la decisión
Todas las carreras tienen un grado de dificultad. Eso sí, hay que ser conscientes de nuestras habilidades y fortalezas para elegir una profesión. Por ejemplo, si eres bueno con los números, no tendrá sentido que estudies Literatura. De repente estás llevando algunos cursos que no te gustan o que se te complican, pero también debes revisar todo el panorama y no solo lo que enfrentas en la actualidad. Quizás el próximo ciclo será diferente.