Buscar huellas de vida en Marte es el gran objetivo de las misiones al planeta rojo pero según un nuevo estudio la radiación solar destruye las firmas biomoleculares de la superficie marciana, aunque no a las que se ocultan en las capas interiores del planeta.

Los resultados tienen implicaciones para la actual misión Perseverance (que ya opera en Marte) y para la futura misión Rosalind Franklin, ambas equipadas con espectrómetros Raman, una tecnología que usa la luz para identificar las sustancias químicas del suelo y biomoléculas.

Los autores del estudio, liderado por el Centro Aeroespacial Alemán (DLR) y el Instituto de Planetología, de Berlín, querían saber cómo afectan la radiación ultravioleta, la radiación ionizante y los compuestos oxidantes a las trazas detectables (biomoléculas) y comprobar si la tecnología Raman podía detectarlos después.

Para ello, llevaron a cabo un experimento en la Estación Espacial Internacional (EEI) en el que durante 469 días sometieron a distintos tipos de biomoléculas a las duras condiciones de Marte y del espacio.

“Queríamos ver qué pasa cuando expones distintos tipos de moléculas y organismos extremófilos (bacterias, líquenes, hongos y algas) a la radiación ultravioleta extraterrestre porque cuando ésta incide sobre una parte biológica se producen reacciones fotoquímicas que degradan esos compuestos o biomarcadores, que son los que persiguen las misiones”, explicó Rosa de la Torre, investigadora del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) y coautora del estudio.