El primer ministro británico, Boris Johnson, llamó la atención al perder el hilo de sus notas mientras pronuncia un discurso ante la Confederación de la Industria Británica (CBI).

Y lo hizo debido a que una vez que perdió la secuencia de su discurso comenzó a hablar sobre un parque de diversiones de Peppa Pig.

“Ayer fui a un lugar al que todos deberíamos de ir: Peppa Pig World. Yo no tenía mucha fe en Peppa Pig World pero me encantó”, dijo Johnson.

El mandatario continuó diciendo que la visita le había gustado y que comprobó que en el mundo de Peppa Pig, las calles son muy seguras, los estudiantes muy disciplinados y hay mucha inversión en nuevos modos de transporte público.

Señaló que Peppa Pig fue una caricatura que fue rechazada en Reino Unido por la BBC y que, a nivel mundial está presente en 180 países con atracciones en Estados Unidos y China.