Bobo Producciones, al igual que muchas otras empresas en el país, están sufriendo los embates que el confinamiento por el coronavirus está dejando.

Por ello, además de avisarle a su talento que no tiene dinero para pagarles shows que el 90 pop tour dio el año pasado, la empresa de Ari Borovoy también ha despedido a varias personas que trabajaban en la agencia.

Al parecer eso ha dejado enfurecidos a más de un ex empleado, pues dicen que las condiciones en las que les dieron las gracias no han sido las mejores, ni las legales.