El presidente estadounidense, Joe Biden, aseguró que ha acordado con sus aliados en el G7, el grupo de las siete grandes potencias mundiales, imponer paquetes de sanciones que serán “devastadoras” para Rusia tras su invasión de Ucrania.

“Esta mañana me reuní con mis homólogos del G7 para conversar sobre el ataque injustificado del presidente (ruso, Vladímir) Putin a Ucrania”, escribió Biden en su cuenta oficial de Twitter.

“Acordamos imponer paquetes de sanciones y otras medidas económicas devastadoras para conseguir que Rusia rinda cuentas. Estamos del lado del valiente pueblo de Ucrania”, agregó.

Después de la reunión virtual con el G7, en la que Biden participó desde la sala de crisis (“Situation Room”) de la Casa Blanca, el grupo emitió un comunicado que suscriben los líderes de Canadá, Japón, Alemania, Francia, Reino Unido e Italia, además de Estados Unidos.

Esos dirigentes condenaron la invasión rusa de Ucrania, prometieron a ese país “apoyo y solidaridad inquebrantables” y expresaron su compromiso con la “democracia y sus valores universales comunes”.