Los astronautas de la NASA, Robert Behnken y Douglas Hurley, abrieron un “nuevo capítulo en la exploración espacial” al llegar a la Estación Espacial Internacional (EEI) a bordo de una cápsula de la compañía aerospacial SpaceX, en el que fue el primer vuelo comercial tripulado con humanos al laboratorio en la órbita terrestre.

“Aquí Houston, Bob y Doug, bienvenidos a la EEI”, fueron las primeras palabras que escucharon los dos astronautas tras atracar con éxito en el módulo Harmony.

La nave de la compañía estadounidense es la primera en llegar a la órbita terrestre desde EE.UU. después de que la agencia aeroespacial estadounidense cancelara su programa de transbordadores en 2011, lo que obligó a la NASA a enviar a sus astronautas al espacio mediante la nave rusa Soyuz durante casi una década.

“Es un momento increíble para estar en la NASA. Nuevos vehículos que volarán, continuarán con las misiones en la órbita baja, y después a la Luna y a Marte. Gracias y enhorabuena”, dijo Behnken a su llegada a la EEI.

Diecinueve horas después de despegar desde Cabo Cañaveral (Florida) acoplados a la punta del cohete Falcon 9 ante la atenta mirada del presidente estadounidense, Donald Trump, la cápsula bautizada como “Dragon Endevour” fue recibida por la tripulación de la EEI.