Pedro Flores  

México está viviendo una etapa en donde Franz Kafka el rey de lo absurdo que se deriva de las situaciones cotidianas, sería un escritor costumbrista, en donde la Constitución y las leyes no se hacen para cumplirlas, sino para interpretarlas y no por un Congreso Constituyente o la Suprema Corte como debe de ser, sino por un poder legislativo acorde a los intereses políticos del momento.  

Esta “metamorfosis” kafkiana está llevando a nuestro país a un totalitarismo pleno, sistema que la Real Academia de Lengua Española define como: “régimen político en el que el poder es ejercido por una sola persona o partido de manera autoritaria, impidiendo la intervención de otros y controlando todos los aspectos de la vida del Estado”.  

Los grandes salarios y las prestaciones de esta nueva “mafia del poder” que desconoce que es el Centro Nacional de Evaluación para la Educación Superior (Ceneval) es una asociación civil sin fines de lucro, cuya actividad principal es el diseño y la aplicación de instrumentos de evaluación de conocimientos, habilidades, competencias, análisis y la difusión de los resultados correspondientes  

Pues bien, este organismo nos señala que el porcentaje de población en situación de pobreza extrema también aumentó de 7% a 8.5%, lo cual significó un aumento de 8.7 a 10.8 millones de personas en dos años; o sea, 2.1 millones más y que en 2021 bajo el contexto de la pandemia causada por Covid-19, hubo un incremento de 3.8 millones de personas en situación de pobreza en México y 14 millones de trabajadores ganan como máximo el salario mínimo.  

El salario mínimo 2022 pasa de los 141.70 a 172.87 pesos diarios o sea 5 mil 190 pesos al mes, según el Ceneval con  ese salario la gente de pobreza extrema o los de salario mínimo  que tiene que mantener dos o tres y hasta cuatro bocas están padeciendo que el limón subió 153%, el kilo de papaya  pasó de 16.90 a 33.90 pesos; la calabacita de 12.70 a 28.50 pesos; el jitomate saladatte, de 26.90 a 42.50 pesos; el kilo de bistec de res,  la fruta fresca (13,6%), los huevos (4,5%), la carne de ave (un 2,9%), la leche (2,8%) y las legumbres y hortalizas frescas (2,8%), todos ellos de primera necesidad.   

El otro producto que impulsó la inflación de la canasta básica fue el aguacate, pues en el último año su precio ha pasado de 33.67 a 73.71 pesos por kilo, lo que equivale a un incremento de 118 por ciento. El fuerte encarecimiento de productos como limón, aguacate, chile y tortilla ha provocado que el precio de la canasta básica se dispare 14.7 por ciento en la primera quincena de febrero de 2022 respecto de igual periodo de 2021, reveló el más reciente monitoreo de la Asociación Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec)  

La UNICEF, que es el organismo de la ONU para ver todos los derechos de los niños, hizo recientemente un estudio sobre la situación infantil que prevalece en México y consignó que el 59% de los niños tiene una diversidad mínima en su dieta y el 18% no consume frutas ni verduras. El 5% de los niños de 0-4 años tiene sobrepeso y dentro de los niños y adolescentes de 5 a 19 años el 35% presenta sobrepeso y obesidad, mientras que el 2% está delgado o muy delgado.  

De manera preocupante, ni la actual administración federal, ni los estados de la República, y menos aún los municipios, han asumido con la seriedad y urgencia que requiere esta problemática. Se tiene registro de muertes por enfermedades del corazón por Covid-19 por diabetes, pero no por desnutrición o hambre que es una pandemia que el gobierno de la 4T no quiere ver.