Los hallazgos anteriores apuntaban que no, pero un nuevo y completo estudio ha demostrado que los tratamientos recomendados para la depresión pueden resultar muy beneficiosos para personas adultas con traumas infantiles, como los derivados de los abusos físicos o sexuales.

Los investigadores, que han publicado sus resultados en The Lancet Psychiatry, han comprobado que los adultos con trastorno depresivo mayor que tienen antecedentes de trauma infantil experimentan una mejoría de los síntomas después de la farmacoterapia, de la psicoterapia o de un tratamiento combinado de ambos.

El trauma infantil que causan los abusos -sexuales, físicos o emocionales- es uno de los factores de riesgo para el desarrollo del trastorno depresivo en la edad adulta.

El estudio que han realizado investigadores de la Universidad Libre de Amsterdam es, según sus autores, el más grande y completo que se ha realizado hasta ahora.

Casi el 50 por ciento de los adultos con depresión tienen antecedentes de trauma infantil, y entre los que padecen depresión crónica la prevalencia es aún mayor, por lo que los investigadores han subrayado la importancia de determinar si los tratamientos actuales que se ofrecen para un trastorno depresivo mayor son efectivos para los pacientes con este tipo de traumas.