El presiente Andrés Manuel López Obrador ve difícil que se aprueben las últimas reformas constitucionales de su sexenio, debido a la cerrazón que existe actualmente en el bloque opositor en el Congreso de la Unión.

En la conferencia matutina de Palacio Nacional, López Obrador apuntó que pese a a dificultad de aprobación de estas reformas constitucionales, de todas maneras enviará dichas iniciativas al Congreso por un asunto de principios.

“Nos faltan dos o tres (reformas constitucionales) que van a estar ya muy complicadas de aprobación, no van a ser fácil de ser aprobadas porque ya se cerraron (el bloque opositor en el Congreso). Ya hay esta huelga, una moratoria, y para una reforma constitucional se requiere dos terceras partes, no es mayoría simple”, dijo.

“Lo vimos cuando la reforma constitucional a la industria eléctrica, en vez de apoyar a la CFE, el bloque opositor apoyó a Iberdrola y a las empresas eléctricas extranjeras, ya es difícil, de todas maneras vamos a enviar las iniciativas porque es un asunto de principios, si ellos la rechazan, pues ya lo dirá la historia y el corrido”, señaló.

Entre las reformas constitucionales que ha propuesto López Obrador en lo que resta de su Administración son la electoral y que la Guardia Nacional dependa directamente de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).