El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, pidió perdón por la “catástrofe” provocada por la conquista española al conmemorar este viernes los 500 años de la toma de Tenochtitlan por las tropas de Hernán Cortés.

“Recordamos la caída de la gran Tecnochtitlan y ofrecemos perdón a las víctimas de la catástrofe originada por la ocupación militar española de Mesoamérica y del resto del territorio de la actual República mexicana”, manifestó el mandatario en el acto oficial.

López Obrador celebró cinco siglos de “resistencia indígena”, como su Gobierno ha rebautizado a la conquista del 13 de agosto de 1521, para cuestionar los efectos de las “matanzas de los conquistadores” y de los tres siglos de la colonización.

El presidente mexicano recordó que no “es fácil el análisis objetivo” de la “ocupación militar” y la “colonización española” porque hay pocas fuentes “primarias” de los pueblos originarios sobre la efeméride.

Pues predominan las fuentes que “tienden a justificar” la invasión en nombre de la “libertad, la fe, la superioridad racial y la civilización”, agregó.