• Hoy su cena será austera; algunos podrían comprar un tamal
  • La canasta básica subió mucho; todo está muy caro en el país
  • En 2020 se reportaron 55.7 millones de mexicanos en miseria

Juan García Heredia

Millones de mexicanos que están en pobreza extrema pasarán el momento de Fin de Año, este 31 de diciembre, con cenas muy austeras y apenas algo para comer, afirmó el líder social Miguel Ángel González Gudiño, quien añadió que para muchos será amargo tanto el final de 2022 como el inicio del Año Nuevo 2023.

En base a las últimas cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), hasta 2020 había en México 55.7 millones de personas en situación de pobreza, de las cuales 44.9 millones fueron ubicadas en «pobreza moderada» y 10.8 millones en «pobreza extrema».

Conforme a González Gudiño, quien es coordinador general de la Corriente Democrática Progresista del Partido Revolucionario Institucional (PRI), la gran cantidad de mexicanos en la miseria pasarán «mal» el Fin de Año, toda vez que los precios de la canasta básica han aumentado y todo está muy caro. 

Cabe señalar que el 21 de diciembre de este 2022, el Consejo para el Desarrollo del Comercio en Pequeño y la Empresa Familiar dio a conocer que el promedio de productos para la cena de Navidad escalaron alrededor del 30 por ciento (frente a diciembre de 2021).

«Esto es, que si el año pasado -2021- invertirse en promedio 2,500 pesos para llevar a la mesa de seis personas un menú que incluyera ensalada navideña, sopa fría, plato fuerte (pierna o lomo horneado, pavo o pollo) ponche, pastel o postre y bebidas para el brindis, hoy, por un menú similar tendrá que invertirse 3,250 (pesos)», reveló el organismo presidido por Gerardo Cleto López Becerra.

Por otra parte, según informes proporcionados en entrevista por Miguel Angel González Gudiño, tanto a los pobres moderados como a los de pobreza extrema no les alcanza para una cena con pavo.

En opinión del también consejero político del PRI, para muchos ciudadanos en extrema miseria la cena de Año Nuevo será lo que acostumbran normalmente como pobres, por ejemplo un atole y «a lo mejor puedan comprar un tamal»; en realidad algo muy austero.

Mencionó que actualmente la pobreza se observa más en las ciudades del país, pues en el campo las personas siembran su alimento como maíz y trigo, además de tener aves de traspatio para la autosuficiencia; sin embargo, en las zonas urbanas «tienen que andar buscando a ver cómo le hacen». El activista político dijo en la entrevista que las ayudas económicas del gobierno a personas de la tercera edad y madres solteras, entre otras, «sirven pero no terminan con la pobreza extrema».