¿Ahorros en la Conade?

0
55
  • Ana Gabriela Guevara sigue metiéndole el píe al deporte nacional
  • México pagará más de dos millones de pesos para exámenes de doping en La Habana  

Andrés Suárez Ramírez

A pesar de que la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), continúa en el plan de austeridad para este 2020, sin importar que este es un año Olímpico, Ana Gabriela Guevara y compañía no han medido las consecuencias que trae consigo cerrar lugares que son la columna vertebral del deporte nacional.

Como se había mencionado en ediciones pasadas de este medio, la Conade perdió la certificación de la Agencia Mundial Antidopaje (WADA), durante la administración de Alfredo Castillo, los laboratorios todavía continuaban trabajando; pero fue la nueva directora Ana Gabriela Guevara quien decidió que era innecesario darles recursos y optó por cerrarlos.

Ahora los exámenes con certificación se realizan en laboratorios de Cuba, pero para este año que se celebrarán los Juegos Olímpicos de Tokio 2020; México tendrá que gastar más de 2 millones de pesos para la detección de sustancias ilegales en sus deportistas.

Los exámenes que se realizan en La Habana, Cuba, tienen un costo de 260 dólares, el más barato, lo que equivale a 4 mil 950 pesos, añadiendo que son 150 deportistas que la Conade y el COM inscribirán a la Delegación Mexicana, aunado a que tendrán que ser sometidos a tres exámenes previo a la justa olímpica.

En total serán 450 muestras que tendrán un costo de dos millones 223 mil pesos; ante esta cantidad, Ana Gabriela Guevara, señaló que se está llegando a un buen acuerdo con el laboratorio para tenerlas en tiempo y forma, pero se ha limitado al decir cuál será el precio final.

Por su parte Israel Benítez, subdirector de Calidad Para el Deporte de la Conade, comentó el gran profesionalismo que ha tenido el Laboratorio de La Habana, a pesar de que sus precios se encuentran entre 260 y 350 dólares por análisis.

“México entregará en tiempo y forma las muestras a Cuba, si se preguntan porque algunos análisis se tardan tanto se debe a la carga de trabajo que tienen los laboratorios, lo importante es que estemos certificados y se tenga todo transparentado”, añadió.

A pesar del número de pruebas que se piden para encarar Tokio, también no se han presupuestado los controles que se hagan a seleccionados olímpicos en sus respectivas federaciones internacionales dentro y fuera de competencia o en los eventos en que participen antes de los juegos, por lo cual tendrán que ser realizadas las pruebas.

“Por cada seleccionado nacional se van a tomar tres controles, es lo que nosotros como Jefatura de Misión estamos solicitando, contemplamos unos 150 deportistas, pero en los deportes de conjunto se eleva por el número de integrantes”, puntualizó Israel Benítez.

Ante el cierre de laboratorios con el certificado de la WADA, el empresario deportivo Nelson Vargas, expresó su sentir el cual es un retroceso; “el centro antidopaje es el trabajo de mucha gente involucrada en dar la herramienta al deporte mexicano para tener un control en el uso de substancias. Esto inició en el 2000 cuando fui director de la Conade y me propuse la certificación de la WADA. Se hizo una enorme labor, por eso es preocupante que esto se esté tomando a la ligera”.

Vargas reiteró que el operar este laboratorio en nuestro país es costoso, pero tiene muchas satisfacciones; “es caro y sabemos que se trata de 250 millones de pesos en inversión. Pero las autoridades no le dan la seriedad que se necesita, por eso tenemos ejemplos de confusión y resultados erróneos de las pruebas, ejemplo de esto es la esgrimista Paola Pliego”.

El profesor Vargas finalizó que es importante que se le dé el nivel requerido por la Conade para que estas pruebas se hagan en casa y no se tenga que pagar en el extranjero; “esto se puede rescatar y sacar mucho provecho. Si se llega a concesionar habría más provecho, sería un negocio para las autoridades, puede ser algo rentable”.                    

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here