Rafael H. Rivera P.

En días pasados se publicaron en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México modificaciones y adiciones a la Ley de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil de la Ciudad de México, en un hecho que escapa a la razón por la naturaleza de estos cambios.

Al inicio de la administración y de esta legislatura, se aprobó una Ley en materia de Protección Civil que superaba por mucho las anteriores, desvinculando las leyes, por un lado, esta que comentamos y la de Establecimientos Mercantiles, dejando a cada una en sus respectivos ámbitos de competencia; tal parece que algunos intereses, volvieron a mezclar ambas sin un motivo claro.

Otro de los innovadores cambios fue que las alcaldías registren los Programas Internos de Protección Civil, a través de Ventanilla Única, sin embargo este mismo registro lo podrá hacer también la Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil, dejando las revisiones en un sistema que definirá de manera aleatoria los establecimientos y por otro lado, la obligatoriedad de que los centros escolares cumplan con la normatividad, mediante visitas de la autoridad, excepto, dicho sea de paso las escuelas oficiales, ya que escapan al ámbito de competencia de las autoridades locales para su revisión.

En fin, es probable que el ánimo de cambiar y modificar solo por hacerlo dejó algo que a final de cuentas se tendrá que componer con el reglamento y volveremos a las leyes que en esencia no se les encuentra principio ni fin para su aplicación y deja algunos vacíos que habrá de parchar con normatividad supletoria y en su caso complementaria

Por cierto, los Terceros Acreditados, ahora serán conocidos como Oficial Responsable de Protección Civil y el Fondo de Prevención (o su equivalente), dejó de existir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here