• Faltan dos mil millones para publicidad en medios ¿Los dieron a cortesanos de Palacio?

Miguel A. Rocha Valencia

A propósito de publicidad para aplaudir las “hazañas” de gobierno y aportar dinero a la causa personal del presidente López, como parece estar destinado todo el presupuesto del país, desearía que primero nos explique dónde quedaron los dos mil millones de pesos que no ejerció su administración para medios en el 2019.

Es decir que, del presupuesto para pagar a medios para enaltecer la imagen del gobierno de López, se sustrajeron dos mil de los 5 mil 212 millones de pesos que se presupuestaron y aprobó la Cámara de Diputados para gastos de publicidad.

Pero no sólo eso, sería muy conveniente que también transparentara su administración a dónde destinó, a quién le pagó tiempos, espacios, líneas ágatas o “banners” con cerca de tres mil 200 millones de pesos que, si se gastaron, pero no están debidamente reportados.

Al menos los datos preliminares dados a conocer por la Auditoría Superior de la Federación de la Cámara de Diputados, donde Morena es mayoría, y reportados por la Secretaría de la Función Pública, es lo que reportan.

Para empezar, el reporte del Sistema de Comunicación Social, que publica la propia Secretaría de la Función Pública para ese año, la Cámara de Diputados autorizó en el presupuesto de Egresos cinco mil 212 millones de pesos para publicidad oficial, de los cuáles sólo se ejercieron tres mil 245 millones.

Por ello la pregunta y reclamo: y los otros dos mil millones en qué se los gastó el presidente López.

Ya sabemos que su idea es a lo López Portillo “no les voy a dar para que me peguen”, aunque lo curioso es que le da más a quien más seriamente golpea a su gobierno, en algo que podría ser masoquista.

Pero ya entrados en gastos, yo le diría al presidente que estoy dispuesto a darle parte de lo que me pague por criticarlo, No sé si así le vaya a hacer con el medio que recibe publicidad y lo golpea.

De lo que si estoy seguro es que como en los viejos tiempos, a quienes o se formen a la derecha del Tlatoani, recibirán severas presiones, y si quieren apoyo, deberán aceptar despedir a periodistas incómodos como ya pasó en la televisión, radio y prensa escrita.

Claro, eso y ponerse de rodillas ante el pontífice de Palacio a cambio de publicidad, es distinto. Al menos hasta hoy, quienes se dejaron intimidar al grado de correr a colaboradores incómodos, mantienen ciertos espacios de independencia y crítica. Veremos si los obligan a retachar la copa, como ya ocurrió en otros sexenios donde se manejaba “50 y cincuenta”, o al menos se libraban de la persecución fiscal.

Por lo pronto, sería bueno transparentar el destino de esos dos mil millones que no se gastaron en lo que debieron, si fueron a la partida secreta de López, si fue uno de sus ahorros o simplemente se gastó en mantener a la caja de aplausos de cortesanos que con credencial de “renombrados” medios de comunicación, acuden todos los días a ponerse de tapetes en las mañaneras de Palacio Nacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here