• Elimina AMLO apoyo a productores; importaciones masivas de alimentos

Miguel A. Rocha Valencia

El año pasado, obviamente antes de concertar con Donald Trump la importación masiva de productos agrícolas estadounidenses, el presidente López Obrador anunció que se aplicarían precios de garantía a los cultivos básicos, con lo cual se estimularía la producción y comercialización de las cosechas de campesinos mexicanos.

Los campesinos, sobre todo con capacidad de producción comercial se mostraron felices, pero no pasó ni un año cuando el mismo gobierno decidió eliminar esos apoyos que resultaron demagógicos y dejó “volando” a los agricultores, algunos de los cuales, se endrogaron con equipos y maquinaria para mejorar su productividad.

Fue la propia secretaría de Desarrollo Rural, la encargada de eliminar del presupuesto los seis mil 707 millones de pesos que el año pasado se otorgaron al programa de “Apoyos a la Comercialización” para granos básicos y oleaginosas como maíz, trigo (panificable y cristalino), sorgo, soya, cártamo, canola, algodón, arroz y girasol.

Esos apoyos fueron anunciados con bombo y platillo por López Obrador y hoy, argumentando de nueva cuenta corrupción, los elimina.

La idea inicial del gobierno era compensar la baja en los precios en el mercado nacional y asegurar un valor a esos productos, con lo cual se estimularía la producción. Hoy, simplemente se retiraron esos recursos del presupuesto.

Con ello, los productores se quedan en la incertidumbre y sujetos a los precios que impongan los grandes comercializadores, incluso con etiqueta de extranjeros y quienes también traen mercancías de importancia de igual o menor calidad para cubrir el mercado nacional.

Es obvio que las importaciones estarán por debajo de los costos de producción mexicanos, máxime que, en Estados Unidos, los agricultores tienen apoyos o subsidios que el año pasado sumaron 12 mil millones de dólares, es decir, 20 veces más de lo que se otorgó a los nacionales.

Por eso a la hora de acudir al mercado, los productos mexicanos llevan la de perder frente a los de Estados Unidos, donde incluso existen prácticas desleales como dejar perder cosechas con tal de sostener un alto precio de comercialización gracias a los subsidios. Con ello, aunque la Organización Mundial de Comercio (OMC) gravita para evitar la competencia desleal y en Estados Unidos nos presionan para evitar subsidiar la producción agropecuaria, la verdad es que al otro lado de la frontera norte abusan de esa práctica de mercado y llevan ventaja desproporcionada, máxime que ahora, hasta los seis mil 700 millones de pesos iniciales, ya los eliminaron.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here