• Con provocaciones, escándalos y mentiras, “rábanos” de 4T quieren ocultar su fracaso

Miguel A. Rocha Valencia

Siempre dijimos que el peor enemigo de la 4T, son sus integrantes y que si perdía el poder será por sus errores y no por acciones de la oposición política que sigue pérdida y fragmentada, sin liderazgo.

En eso están y cada vez que el ganso de Macuspana y secuaces intentan detener la caída, la precipitan, la aceleran, “ayudados” por el poder fáctico que siempre ha gravitado y está omnipresente en el sistema político mexicano para inclinar la balanza para un lado o para otro y del cual forma parte la percepción pública, esa vox populi que difícilmente se equivoca a la hora de enjuiciar a sus gobernantes.

Lo hizo con los “neoliberales” y le entregó el poder a los “rábanos”, esos que se visten de rojo por fuera, pero son más blancos que los mismos a quienes criticaban. Sólo que, en este caso, enseñan las “costuras” de sus ambiciones y corruptelas muy fácil y burdamente a la hora de pelearse por el poder, el dinero y poner en marcha sus venganzas y frustraciones existenciales.

Algunos de ellos se transparentan por sus complejos de inferioridad, porque se sienten menos, feos, pobres, sin clase, sin preparación ni conocimientos para gobernar, por eso actúan de manera autoritaria, no porque sean prosoviéticos, sino simplemente por sus atavismos. Muchos de ellos son tan comunistas que viven en las Lomas de Chapultepec, son multimillonarios y tienen propiedades carísimas “inexplicables”: López, Sánchez Cordero, Bartlett, Gómez, Gertz, Sandoval, Guevara, Nahle, Nieto, Durazo…

Tal sería el caso del profeta de la 4T que ignorante, impreparado y sintiéndose viejo, “saca la casta” para ofender, mentir a sabiendas que tarde o temprano se le desenmascarará y asumir acciones dictatoriales, por encima de la ley, en un abierto reto a las instituciones y al “pueblo sabio” al cual ofende y daña cada vez que puede.

Su nivel es tan vil que con los poderosos del crimen se junta porque está aliado o les tiene miedo; con los machuchones de la política ya vio que la respuesta a sus acusaciones y desvaríos, será muy dura, tanto que desmienten y exhiben la corrupción, venganzas y excesos de su “gobierno” desenmascarando a hijos, hermanos, prima, cuñadas y colaboradores.

Entonces se lanza en ataques directos, provocaciones sesgadas contra instituciones como el INE para lo cual le ayudan sus lacayos disfrazados de legisladores que, sin vergüenza alguna, se exhiben serviles lo mismo que su “corcholata” Claudia Sheinbaum que desafía al organismo de manera abierta, grotesca.

Pero como la respuesta es institucional y nadie se sube al ring con ellos simplemente porque contra quienes quieren pelear sí tienen estatura, capacidad y conocimientos, los tiran de a “lucas” provocando un mayor enojo de los cuatroteros quienes utilizando “instituciones” arrodilladas como la Suprema Corte de Justicia de Arturo Zaldívar o la Fiscalía General de la República de Alejandro Gertz Manero se enojan más, se prestan a la venganzas del mesías tropical y aprovechan para saciar las propias, pero son desenmascarados cotidianamente.

Y ante la evidencia de sus actos violatorios a la ley, ripostan que ellos son víctimas porque son espiados y eso es ¡Ilegal!

Claro, como anunciamos en este espacio, la respuesta de quienes detentan el poder será cada mayor y a cada desenmascaramiento se enfurecerán y endurecerán más, pero al hacerlo, harán saber a la opinión pública, esa que difícilmente se equivoca como cuando desmienten la disminución de la criminalidad y la seguridad, que mienten.

Si fuéramos asesores del caudillo de Macuspana y sus secuaces, a lo cual nos negamos a pesar del alto salario que eso significaba, les diríamos que a cada acción tendrán una reacción y que lejos de ganar simpatías las perderán.

Les diría que se pusieran a gobernar y dejarse de campañas políticas en las que cada vez menos cree, así como dejar las confrontaciones que luego se reflejan en acciones violentas, salvo que esa sea parte de su estrategia para conservar el poder.

Es decir, si el camino que van a tomar es el de la perversa confrontación entre mexicanos, van bien, pero al final serán menos que quienes preferimos el estado de derecho y las instituciones. Allá ellos. De todos modos, ya están en la historia con números muy graves como los más de 600 mil muertos en tres años por pandemia, crónico degenerativas por falta de medicamentos y asesinatos.

Claro también se sumarán cancelaciones de servicios a los más pobres como las escuelas de tiempo completo que afecta a tres millones 500 mil niños; las estancias infantiles, los refugios para mujeres agredidas, fidecomisos como Fonden, ayuda a prostitutas, Seguro Popular y organismos ciudadanizados.

A cambio de ello, dejan herencia que habla de extorsiones a empresarios, políticos y medios; corrupción en obras públicas, sobre gastos presupuestales, nuevos ricos (incluyendo familia presidencial) opacidad, inseguridad y complicidades criminales y… No a la consulta