• Ganso presume honestidad y encabeza una pandilla de corruptos

Miguel A. Rocha Valencia

Contra lo que dice el ganso de Macuspana, la violencia y corrupción continúan en muchas áreas de la administración y en diversas del país donde las masacres someten a poblaciones enteras al terror y se acumula el número de asesinatos que con los 18 mil 93 del primer semestre de 2022, superan ya los 138 mil en la actual administración, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo de Seguridad Pública del gobierno de cuarta.

Las más recientes masacres en Michoacán, Ciudad Juárez, Baja California, Guanajuato y Guerrero dejan claro que los grupos criminales operan con toda impunidad y a sus enfrentamientos, la autoridad siempre llega tarde, sólo a recoger muertos.

En tanto, se engrosa la lista de corruptos en torno a la 4T donde el más reciente caso es el de Yeishi Moriya Villaseñor, hija de Artemio Moriya Sánchez del alcalde de Tacámbaro, Michoacán, detenido en Texas con 248 mil dólares y dos pistolas. Las preguntas son: ¿De dónde salió el dinero y para qué era?

Y así sale con todo cinismo a decir el mesías tropical que hay calma en el país, que baja la matazón y la corrupción, cuando él mismo se confiesa delincuente electoral junto con sus hermanos Pío y Martín sin aclararse aún de dónde salió la riqueza de sus hijos mayores, los desfalcos de sus cuñadas en Macuspana y Veracruz, los negocios de Rocía Nahle y sus compadres o ya por lo menos transparentar las observaciones que hace la Auditoría Superior a la cuenta pública.

Presume en cambio ahorros por casi 1.8 billones de pesos que no se contabilizan en la Tesorería de la Federación y de los cuáles lo mismo que el presupuesto, dispuso de manera personal, dejando en la orfandad a más de cuatro millones de mexicanos sin salud, a niños y mujeres sin medicamentos y tratamientos contra cáncer, sequía en fideicomisos, especialmente para auxilio en desastres y fomento a la cultura e investigación.

Saca como cortina de humo un escándalo sin futuro legal con la captura de Jesús Murillo Karam a quien detienen y luego “averiguan” tirando al basurero la presunción de inocencia. Seis meses pidió el MP para fundamentar su acusación.

A cambio liberan a Rosario Robles, presa tres años por presunciones y sin que se le probara nada, sólo porque no quiso colaborar “clavando” a otros en la llamada Estafa Maestra calculada en cinco mil millones de pesos, pero nada se hace con Ignacio Ovalle Fernández, quien durante tres años hizo de Seguridad Alimentaria Mexicana, su gran negocio con el manejo de más de 11 mil millones de pesos, el doble que la exfuncionaria de Enrique Peña Nieto.

A Ovalle Fernández producto del priismo de “antes” no lo tocan, lo premian a pesar de existir todas las pruebas en su contra, incluyendo bienes, desvíos documentados, lo suficiente para encarcelarlo, pero como es protegido de Palacio Nacional, se forma en la cola sucia de la cuarta y con ello, no sólo salpica el plumaje del ganso, sino que lo enloda más.

Tal vez por eso el caudillo arremetió de nuevo hacia Mexicanos Contra la Corrupción, organismo privado que desenmascaró toda la trama y al igual que en otros casos, muestra que a los de casa se les da justicia y gracia.

El tema Segalmex tiene como agravante el que afecta a los más necesitados, a los campesinos a quienes se despojó de los 360 millones de pesos como apoyos a la comercialización y se les cortaron los créditos, incluyendo el refaccionario, supuestamente por corrupción de sus dirigentes. Hoy les dan limosna clientelar con “sembrando vida”.

En tanto, Segalmex con Ignacio Ovalle prefirió “sembrar” desarrollo inmobiliario de lujo y otorgar contratos directos a empresarios “consentidos” incluyendo venezolanos, con el dinero presupuestal destinado en origen al pago justo a las cosechas de los productores agropecuarios. Se involucran precios de garantía.

Convirtió en la paraestatal creada por el machuchón en una financiera que en solo dos años presentó irregularidades por siete mil 600 millones más que la “Estafa Maestra” de acuerdo no con reportes de medios de información sino de la Auditoría Superior de la Federación. Recordemos que Ovalle Fernández estuvo involucrado junto con papá Salinas en aquel escándalo de permisos para la importación de maíz forrajero.

A esa larga lista de corruptos protegidos por el profeta cuatrotero se suman los de “siempre” incluyendo a los titulares del IMSS, CFE, Energía, la Sedena y desde luego a todos los involucrados en el reparto de programas clientelares donde la misma ASF tiene observaciones que desde luego, no ve quien hoy encabeza la nueva mafia en el poder.

Por eso, a mí que no me vengan con eso de que corruptos los de antes; los de hoy están peor ya que con soberbia se exhiben de manera cínica como todos esos que a sabiendas realizan actos anticipados de campaña y se los aplauden desde Palacio Nacional.