• Con reforma eléctrica el Ganso pretende arrinconar a EU, es la marca de la casa

Miguel A. Rocha Valencia

Coincidentemente con la negativa de Joe Biden para aceptar peticiones del Ganso de Macuspana en materia migratoria y “préstamo” de vacunas que le ayudarían en materia electoral, entró la prisa por aprobar la contrarreforma energética enviada al Congreso por el Ejecutivo.

Las huestes del Mesías de la 4T actuaron con cinismo y en un descarado albazo, en trámite fast track aprobaron la iniciativa preferente, sin “quitarle ni una coma” al texto presidencial. Los senadores de Morena y aliados, encabezados por su pastor, se vistieron de lacayos y sin importar críticas por el sometimiento mostrado al caudillo, dieron su voto a favor en la madrugada del miércoles.

Y en política como en muchas cosas no hay coincidencias, se traduce esta apuración de los morenos para darle a su profeta un arma para intentar imponer agenda a Estados Unidos. Grave el error, allá, no se van a dejar chantajear como lo hacen aquí políticos, empresarios y medios de comunicación.

Habrá respuesta no sólo institucional sino empresarial y a los litigios que, a dos años, aún subsisten sobre la cancelación del NAIM, vendrán los derivados de las inversiones en energía, leoninos o no, existen contratos que habrán de ventilarse y cuya factura, es obvio que no pagarán quienes hoy gobiernan, sino todos los mexicanos.

Por lo pronto se impuso un cínico mayoriteo de 68 contra 58 votos, donde Ricardo Monreal perdió toda la vergüenza (si algo le quedaba) y otros se tiraron al piso envueltos en un falso traje nacionalista como la campechana Cecilia Margarita Sánchez García quien a sus 60 años vislumbra el fin de su andar político. “No nos afecta que nos digan que obedecemos a un patrón, sin soberanía energética no somos libres”, se justificó.

Igual todo estaba “planchado”, el pastor zacatecano dio la señal “que nadie se desconecte (de la sesión a distancia) la aprobación de la reforma no admite titubeos. Apoyemos la iniciativa preferente de nuestro presidente de la República; es la única que planteó en este periodo y no podemos tener una indefinición”.

De nada valieron las más de 40 reservas planteadas por la oposición y el morenista Germán Martínez Cázares, la reforma iba y todas fueron desestimadas a pesar de violaciones flagrantes a diversos ordenamientos y garantías. La reforma “tenía” que aprobarse.

Y en cierto modo, qué bueno porque la radicalización o sometimiento “a ciegas” como lo exige el caudillo tabasqueño de la mayoría en el Senado, consolidó un bloque opositor que perdió la partida por 10 votos, pero que hizo notar que Morena no cuenta ya con las tres cuartas partes para cambios constitucionales.

Pero además el desaseo con que se realizó el proceso de discusión y aprobación, hará que los procedimientos legales contra los cambios se hagan con un mayor peso específico ante instancias judiciales, donde no sólo se esperan las impugnaciones opositoras, sino de quienes se verán afectados por las modificaciones, incluyendo quienes defenderán su régimen de tenencia de la tierra. Obvio se traducirá en votos electorales.

Como bien dijo Ricardo Monreal, intentaron disminuir el costo político a pagar por parte del Mesías tropical, pero él y sus huestes, recibirán la factura pues no sólo atropellaron intereses particulares sino también colectivos sobre la propiedad comunal de la tierra y sus usos.

Ello independientemente de los efectos negativos tanto en la competencia, competitividad y sus efectos medioambientales, costos en la generación de energía y los compromisos internacionales.

Es decir, los lacayos ya cumplieron con lo ordenado, veremos si la contra sirve como instrumento para el chantaje, o sólo será otra palada sobre la deteriorada economía de millones de mexicanos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here