El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, presentó un proyecto de ley para congelar la compra y venta de nuevas armas de fuego en el país, tras el tiroteo de la semana pasada en una escuela de Texas (EE.UU.) que dejó 19 niños y dos profesoras muertas.

En otras palabras, estamos limitando el mercado de las armas de fuego”, anunció el primer ministro durante un evento para presentar la medida junto a miembros de su Gobierno.

Si el Parlamento aprueba el proyecto de ley, quedará prohibida la compra, la venta y la importación en todo el territorio canadiense.

Además, se retirarán las licencias de armas a quienes cometan violencia machista o acoso, y se incrementarán las sanciones penales contra el tráfico de armas, que pasará de penas máximas de 10 a 14 años de prisión.