El intenso calor registrado durante los últimos días provocó en Sonora la muerte de dos personas.

La primera de las víctimas era de Caborca y la segunda de Cajeme. Ambas tenían entre 30 y 40 años de edad.

Víctor Abel Coronado, subdirector estatal de Epidemiología, explicó que la exposición a altas temperaturas por un tiempo prolongado ocasiona que el cuerpo pierda la capacidad de enfriarse.

Se pierde la regulación del calor corporal, el paciente sube de temperatura y puede haber falla orgánica, es por eso que fallece. La deshidratación es la que nos trae más este tipo de complicaciones”, dijo.

Desde marzo, cuando incrementó la temperatura en la entidad, se han registrado 38 casos de deshidratación y agotamiento por calor, entre otros padecimientos relacionados.

Si bien los adultos mayores, embarazadas, niños y lactantes son el grupo más vulnerable, las personas entre 20 y 40 años de edad han sido las más afectadas por las altas temperaturas.