Carlos Ramos Padilla / @cramospadila

Como jefe de gobierno aplicaba “bandos”. En la presidencia inició con “memorandas”, ahora son “decretazos” aceptando implícitamente que el aeropuerto Felipe Ángeles es un fracaso. Desde el principio de le dijo y no entendió. Ha presionado a las líneas aéreas para usar esas pistas.

Su nueva ocurrencia es que en los próximos meses se reducirá casi en 30% las operaciones por hora en el AICM señalaron Rogelio Jiménez Pons, subsecretario de transporte. El presidente prepara un decreto con el fin de reducir un 29% las operaciones por hora en el aeropuerto Benito Juárez.

El tope actual es de 62 vuelos por hora y habrán de pasar a un total de 48 a 50 vuelos, presionando a las aerolíneas para usar el AIFA. Según el gobierno, el decreto se ha trabajado en conjunto con la Agencia Federal de Aviación Civil y con Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano.

He insistido: las líneas aéreas se pelean por aterrizar en los nuevos aeropuertos en países de avanzada pero las líneas aéreas se pelean por NO aterrizar en el AIFA. “El AIFA ya está listo, pero también puede abrirse Toluca, que funcionaba muy bien, y otras alternativas”, afirmó el funcionario de segundo nivel.

La 4T ha intentado convencer qué hay saturación de la Terminal 1 entre 5 y 22:59 horas, y de la Terminal 2 de 6:00 a 19:59 horas, por lo que se instruyó a que el Coordinador de Horarios del AICM revise e incluso modifique las bases para la asignación de horarios de aterrizaje y despegue en aeropuertos en condiciones de saturación.

De nada ha servido tampoco el rediseño del espacio aéreo. “Para atraer a más aerolíneas al AIFA, el subsecretario de transportes apuntó que se está trabaja en un programa de incentivos para motivar a las empresas a colocar más vuelos en el nuevo aeropuerto aun cuando se ha advertido de pérdidas monumentales por la ausencia de viajeros.

Ante el fracaso y ya inaugurado el AIFA sin terminar ahora el gobierno señala que “Estaríamos viendo descuentos en los combustibles desde ASA, estamos buscando ese escenario, pero son negociaciones que llevan mucho. Hay muchas cosas, es un tema muy amplio, implica a toda la industria.

No queremos hacer nada forzado, pero sí que entiendan que ya hay condiciones muy graves que hay que atender”, ¿Que se pronostica? Que las líneas aéreas importantes de nieguen a aterrizar en el AICM o en AIFA usando solo rutas en Guadalajara y Cancún.

AMLO no sólo no acepta que se equivocó con su ocurrencia con el propósito de desprestigiar al gobierno anterior con señalamientos de corrupción que ni se han probado y cancelar Texcoco, sino que intenta imponer y sancionar.

El AIFA es inseguro, está sin terminar, las vías de acceso son inoperantes e inconclusas, los locales comerciales vacíos porque no pretenden arriesgar las inversiones. Así va a ocurrir con el Tren Maya si es que se concluye nada más dos enormes diferencias, en la selva Maya hay Ecocidio y peor aún, el suelo y subsuelo son porosos y las constantes operaciones de mantenimiento y nivelación serán costosísimas. Sobre advertencia no hay engaño. Elipsis está pagando caro los caprichos presidenciales. Y apenas empezamos.