Carlos Ramos Padilla / @cramospadilla

El gobierno de AMLO suma cuatro años sin resolver asuntos desde entonces de emergencia. El huachicoleo, reducir las tarifas de los combustibles, comprobar la corrupción en el aeropuerto de Texcoco, enjuiciar a los expresidentes, reducir la violencia y terminar “desde el primer día” con la corrupción.

Todo lo anterior corresponde a promesas y compromisos de campaña. Pero, siempre lo he asegurado, no solucionará el asunto de Ayotzinapa porque no puede y no le conviene. Argumento: sabe a la perfección que de llegar al fondo varios de sus cercanos estarían bajo sospecha e incluso él mismo se vería comprometido.

Inició acusando y responsabilizando al entonces gobierno de Peña por la droga, asunto federal, fue muy hábil. Hoy eso ya pasó a segundo término y las indagatorias sobre ese particular en silencio, pero desviando la atención para culpar a ex funcionarios de incompetentes y, como siempre, corruptos.

Sin embargo, hay personajes dentro, muy dentro, de su ejercicio de gobierno que están intocables, ocupan cargos y mandos de seguridad o son precandidatos a cargos de elección y que tuvieron franca y presumida vinculación con los Abarca.

Ocultan quién y desde donde financiaban a los Abarca, quién  tenía la concesión de los camiones donde se transportó a los “estudiantes” , que tipo de droga se guardaba en su interior, quiénes y a qué se dedican los padres de los desaparecidos, la rural ha funcionado como centro de adoctrinamiento político y de adiestramiento a guerrillas, desde hace 4 años no se ha detenido a ningún activista o cabecilla de Ayotzinapa ligado a secuestro y/o incendio de vehículos particulares, atentado a vías federales de comunicación, dañó a propiedad de la nación en casetas de peaje, atentados y ataques contra instalaciones militares y uso de armas.

Todos estos aspectos se han magnificado desde que tomó posesión AMLO como presidente. Quieren hacer parecer que únicamente los gobernantes del pasado son los responsables, pero callan cuando se les pregunta del exgobernador Ángel Aguirre. De los grupos delincuenciales como “los rojos”, “los ardillos” y “Guerreros Unidos”, nada.

La absurda aprehensión de Murillo Karam se les está cayendo incluso ya se otorgó suspensión provisional al exprocurador y se ordenó a juez de control suspender ser el procedimiento iniciado en su contra. 

El reciente ataque a la casa diplomática de Israel, hace suponer que fue bajo el consentimiento del gobierno dado que como no hay acuerdos de extradición con aquella nación, pretenden por otros medios forzar la repatriación de Tomas Zeron. Ebrard en la ONU de mensajero del mesías AMLO para pacificar a Ucrania y aquí los d Ayotzinapa atentando contra otro gobierno. Cuatro años y no han probado nada más que lo que precisamente Murillo y expertos peritos del extranjero ha in ya determinado.