Carlos Ramos Padilla

El 2020 no inicia diferente al 2019 pero si más peligroso. ¿Estamos en la antesala de una guerra, otra?, entre Estados Unidos e Irak. Esto habrá de convulsionar a los mercados y al precio de los energéticos y seguro las medidas migratorias serán más estrictas para el bloque norteamericano.

En nuestro terreno, el gratuito y nada grato conflicto con Bolivia nos enfrenta con una nación hermana latinoamericana a razón de defender a un tirano, aquí le llaman “hermano Evo”, tratando AMLO de cumplir las condiciones y presiones del conocido Foro de São Paulo. García Luna prende la mecha de un cartucho de dinamita que bien puede explotar en el mismísimo Palacio Nacional.

A esto se suma el ridículo de un gobierno que no ha podido vender una flotilla de aviones de la Fuerza Aérea Mexicana tomando como eje emblemático a la aeronave presidencial. Nuevamente el mandatario federal trata de engañar y señala que el Fuerza Aérea Uno no es conveniente porque sólo sirve para trayectos largos, asunto que es absolutamente falso, pero vale recordar que por razones de seguridad nacional se adquirió este aparato dado que a cada gira internacional se debía de cumplir con paradas obligatorias para recarga de turbosina.

Los viajes resultaban más tardíos, más caros y de mayor riesgo. Así una a una las promesas del tabasqueño se van a pique, el avión presidencial, el crecimiento de por lo menos un 6%, freno al desempleo, incremento de inversiones, reducir los niveles de criminalidad, detener la corrupción, el chantaje, la mentira, el compadrazgo y los costos de poder.

Todo le está fallando, vamos hasta en el estadio de béisbol, el deporte que desea imponer, recibe una rechifla monumental. Cada día qué pasa se entiende que fue un fiasco la cancelación del aeropuerto de Texcoco, la imposición del proyecto de Dos Bocas y el famoso Tren Maya, que este primer de enero, al aniversario del levantamiento armado del EZLN, los encapuchados advierten al gobierno que el “chuchu” como le dice Bartlett, no pasará por el sureste.

Aquí debemos anotar varios fenómenos, primero la falta absoluta de sensibilidad de la 4T, que el primer mensaje que le manda a los ZAPATISTAS es colocarle en Bellas Artes una ilustración (le llaman arte) del caudillo Emiliano gay. Por otra parte, no olvidemos que los negociadores en aquel 94 fueron Camacho Solís y Marcelo Ebrard, apretando las presiones contra Luis Donaldo Colosio por no haber obtenido el premio mayor: la candidatura presidencial.

Ebrard sigue moviendo ahí sus piezas bajo el envío de personajes como Oscar Arguelles. Hay que recordar cómo se movieron con Samuel Ruiz, los “monos blancos”, los Miterrand y otros tantos actores que intervinieron en la desestabilización del país y atacar al Tratado de Libre Comercio. Y mire lo que son la cosas, los antes públicos favorecedores de los guerrilleros hoy los enfrentan por el Tren Maya.

Revisemos las declaraciones de, por ejemplo, Jesús Ramírez, el vocero presidencial y de muchos izquierdosos más que trataban de demoler a la administración salinistas alentando hasta giras nacionales de los encapuchados que acabaron por pisar San Lázaro.

Un Fox que se comprometió terminar con el enfrentamiento en Chiapas en 15 minutos y un López Obrador que prometió que el día que llegará a la presidencia acabaría con la corrupción y la delincuencia y hoy las matanzas son más crudas y cínicas, o recordamos el culiacanazo ¿qué sirvió para poner de rodillas al gobierno y en ridículo al Ejército?

Vemos a los de la 4T que no sólo se acomodan de partido en partido para seguir sangrando al país, sino que los antes arrastrados admiradores del sub Marcos, habrán de enfrentarlo por los caprichos presidenciales mientras aquellos pretenden defender sus territorios.

Así que el 2020 inicia más que calientito, con la esperanza de que Trump no se reelija y que Morena, como hasta ahora siga perdiendo votos para que, en las intermedias, a decisión de la ciudadanía la se logre un justo y necesario equilibro por el bien de la nación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here