• Apoyan los comedores Nicos, Rosetta, Marea y Meroma
  • Los clientes sabrán el origen de pescados que consumen
  • Esto será a través de códigos QR colocados en las mesas 

Juan García Heredia 

Al señalar que persiste el problema de la sustitución de especies del mar en supermercados, pescaderías y comedores de México, la organización Oceana dio a conocer hoy que realizó una alianza con restaurantes para fomentar el consumo de productos provenientes de la pesca legal.

“Esta alianza busca visibilizar la importancia de conocer el origen de los productos pesqueros. Estamos poniendo unos códigos QR en los restaurantes, que la gente puede escanear, conocer información sobre la importancia de la trazabilidad, conocer el origen de los productos pesqueros y, además si quieren, firmar una petición para exigir que haya una norma oficial mexicana de trazabilidad”, puntualizó la directora de Transparencia de Oceana, Mariana Azis, entrevistada luego de una conferencia de prensa este 21 de septiembre de 2022.

Tras explicar que Oceana realizó esa coalición con 15 restaurantes, 10 de ellos en la Ciudad de México y cinco en Mérida (en el estado de Yucatán), detalló que algunos de estos son el Nicos del chef Gerardo Vázquez Lugo; asimismo, el Rosetta, de la chef Elena Reygadas; el Marea, de la chef Lula Martín del Campo y el Meroma, entre otros. Dijo que están buscando más de estos establecimientos que quieran unirse a “esta red de colaboración”.

Por otra parte, según GatoXliebre, el estudio publicado este año por Oceana, “en México, casi una de cada dos veces que comemos pescado nos dan una especie distinta. Este engaño afecta los bolsillos de las y los consumidores que muchas veces pagan un sobreprecio por una especie de menor calidad de la que piden”, se informó en el marco de esa conferencia realizada en un sitio de la colonia Roma en la capital mexicana.

“Esto no para ahí; la falta de trazabilidad, el desconocimiento del origen del pescado que consumimos, afecta la salud de nuestros mares; sin saberlo, podemos consumir una especie en peligro de extinción, producto de pesca ilegal, lo que significa competencia desleal a las comunidades pesqueras mexicanas que siguen la ley”, destacan las referencias facilitadas en el evento donde también participaron los chefs Gerardo Vázquez Lugo y Daniela Moreno. De acuerdo con datos proporcionados, existe una petición para que la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca) apruebe una Norma de Trazabilidad “para saber qué llega a nuestros platos y combatir la pesca ilegal”.