Minutos después de las 13:00 h se reanudó en el Reclusorio Norte la audiencia inicial de Alonso Ancira, suspendida durante ocho horas después de que el empresario presentara problemas de salud.

En al menos dos ocasiones Ancira Elizondo tuvo que recibir atención médica por parte de paramédicos.

Su defensa alega que Alonso Ancira llegó a México con un problema de anemia, derivado de cansancio. Por ello, solicitarán que continúe su proceso en libertad a través del pago de una multa y sujeto a un brazalete electrónico.

El empresario es señalado por corrupción y lavado de dinero, derivado de una denuncia que Petróleos Mexicanos (Pemex) presentó en marzo de 2019 “con motivo de una serie de delitos que motivaron un grave daño patrimonial a esa empresa”.

Los delitos que se le atribuyen están relacionados con la investigación en marcha de la venta a un supuesto sobreprecio de una planta de fertilizantes hecha a Pemex en 2013.