En su tierra natal, el Presidente Andrés Manuel López Obrador soportó abucheos y gritos contra el Gobernador Adán López y el Alcalde Roberto Villalpando, por promesas incumplidas, al grado de que amagó con suspender su discurso y atribuyó la protesta a la «politiquería».

«¿A mí también me van a gritar?», preguntó el Mandatario casi al iniciar su discurso ante los presentes en una cancha de futbol.

La población no había dejado en paz ni al Alcalde ni al Gobernador, quien tuvo que usar la estrategia de llamar a la unidad en torno a López Obrador. 

«Bueno, vengo a visitarles para informales de los avances del plan del Gobierno para llevar a cabo la Cuarta Transformación (…), quiero aprovechar este momento para pedirles que analicemos las cosas y que podamos hacer la diferencia entre la politiquería, la grilla, y la tarea que tenemos todos de transformar a México», expuso el Presidente.

«Porque no hay que mezclar, ya cuando vengan las elecciones, porque quienes nada más están pensando en eso, en cómo se encaraman en los cargos públicos para sacar provecho personal, ya desde ahora empiezan con eso, pero ¿Y dónde están los ideales? ¿Y dónde están los principios? ¿Y donde está el amor al pueblo? ¿Y dónde está la honestidad? ¡Ya al carajo, los ambiciosos, los corruptos!».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here