La Policía de Hong Kong disparó gases lacrimógenos para romper una manifestación de miles de activistas que pretendían reunirse en dos puntos de la ciudad para pedir ayuda internacional a favor del movimiento social que exige una autonomía significativa, luego que China amenazara con reforzar su control sobre el territorio.

De acuerdo con el canal de televisión CNA, la respuesta temprana y rápida de los agentes ayudó a dispersar a los manifestantes en el Victoria Park y en Causeway Bay, lugares habituales para manifestaciones y vigilias.

Sin embargo, los ciudadanos lograron destrozar la oficina de la agencia de noticias china Xinhua, ubicada al este, según reportes del diario South China Morning Post.

En tanto, la estación central de Metro fue cerrada a medida que se extendían los enfrentamientos, que provocaron incendios en las salidas.

La manifestación, considerada ilegal por parte de las autoridades, junto con tres autorizadas en Central y Tsim Sha Tsui, marca el vigésimo segundo fin de semana consecutivo de protestas antigubernamentales en Hong Kong.

Fuente: Reforma

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here