Miguel Ángel López Farías

¡Vaya bronca para la oposición!, estar entrando a la recta final de este sexenio y no tener una figura de peso que siquiera haga parecer que dará batalla a el coyote de Macuspana debería ser preocupante para ellos.

El personaje que me digan, cualquiera de los que han levantan la mano, incluyendo a los que no son arropados por un partido, nadie ha logrado despertar el interés del amodorrado auditorio.

Y claro está, que hay suficiente materia gris y currículums impresionantes, pero solo llenan los comentarios de café entre aquellas y aquellos mexicanos, digamos, mejor informados, los que entienden la gravedad de las cosas… solo que hasta ahí llegan… hacia abajo, hacía el graderío no alcanzan sus voces a ser el escuchadas.

Hoy tomaré tres nombres, primero, José Ángel Gurria, un personaje que tiene más reconocimiento en el extranjero que aquí mismo, capacitado para gobernar hasta una potencia, solo que Gurria no es profeta en su tierra, no es una «marca» reconocida entre la gran masa, vamos, hasta Noroña es un «producto» con mayor  reconocimiento en la calle y vaya que Noroña es un orangután.

Si quieren que José Ángel Gurría aparezca tiene que darse un baño de barrio o de pueblo, atacar a ese gran mercado de votantes indecisos, sacudir con campañas agresivas a los abstencionistas, explicarles a los jóvenes el tipo de nación que les pretende construir… pero lo de Gurria solo son los síntomas del mismo mal que le da al resto de suspirantes. 

Veamos el caso de Enrique de la Madrid, una de las mentes más lúcidas, quien siendo secretario de Turismo en el sexenio pasado, colocó a México como uno de los jugadores más poderosos del planeta como receptor de dinero proveniente de la industria sin chimeneas, de la Madrid es un visionario, pero parece entablar una batalla en solitario, una luciérnaga en el oscuro  PRI de estos tiempos, los medios de comunicación lo ven con buenos ojos ,pero sus estrategias para comunicar son muy pobres…

Gustavo de Hoyos, un empresario, personaje del norte del país, autonombrado candidato sin partido a la presidencia… y está bien, pero le ocurre lo mismo que a los demás, NO LLEGAN A DONDE DEBERIAN LLEGAR, no han quebrado el techo de cristal y se niegan a entrarle a nivel de tierra para convencer a los de a pie, se concentran en hablarle a foros que ya entendieron el mensaje, pero el gran foro está más allá de esas cuatro paredes…

Ahí, dónde el México real sangra, el que padece los incrementos a los precios, el que ya no puede llenar su tanque de gasolina, el de las poblaciones cercadas por los narcos, de las hijas violadas, de los hijos desaparecidos… la oposición y sus aspirantes, así como una parte de esa «inteligencia mexicana» que sale a las calles y protesta, no han sido creativos, a pesar de vociferar montañas de diagnósticos, pero negados para la concreción del rescate de México.

El espacio del Picotazo Político no alcanza para abarcar la orfandad en la que se encuentra la oposición, el presidente los tiene medidos, los atrapa todos los días utilizando carnadas, los reta y estos caen, se burla de ellos y estos lo secundan… no hay nada más barato que este montaje de lucha libre.

Pero ¿Quién para ser el gigante de la oposición? ¿Quién está entendiendo que más allá de los círculos de gente bien intencionada o los infaltables aduladores se esconde un país muy lastimado y dividido, mismo que espera a un verdadero héroe?

¿Quién se ha preocupado por entender el ADN de este país exasperantemente pasivo? ¿Quién?