En México el poder es más codiciado que la riqueza.

Si es usted millonario, le será difícil —casi imposible—

pasar de los negocios a la política.

En cambio, puede usted pasar de la política a los negocios.

Octavio Paz

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez

La semana pasada estuvieron los gobernadores en la mañanera con López Obrador, fueron testigos del relanzamiento del sistema de salud y al final se tomaron una foto con el tabasqueño, eso me recordó una foto en tiempos de Peña Nieto flanqueado por gobernadores del nuevo PRI, varios de ellos acusados, otros huyeron, otros fueron procesados y algunos siguen en prisión, como siempre los más afectados los gobernados.

Hemos sido testigos de los fracasos de López Obrador y la estrategia para construir con saliva lo que con hechos no han podido. El tabasqueño se ha hecho acompañar por un séquito que ha preferido rendir pleitesía que hacer su trabajo, así el Pejelagarto ha impulsado a los gobernadores de la 4T que tienen a sus estados sumidos en crisis por la ineptitud y corrupción, pero que son absueltos por su obediencia.

No es nueva la prepotencia ni las ocurrencias de la gobernadora de Campeche, Layda Sansores dejó mucha inconformidad cuando fue alcaldesa de la Benito Juárez, demarcación que abandonó para irse a competir por la gubernatura que ganó en el 2021. Hoy la pelirroja ha dejado crecer una de las peores crisis y las protestas van en incremento por haber mandado a mujeres a intentar poner orden a un motín en un penal y estas fueron abusadas. Ya van por lo menos tres marchas de miles exigiendo la destitución de su jefa de la policía, pero como es su gran amiga ha preferido ir contra los manifestantes y claro que Campeche ya reciente la crisis que Sansores atribuye a sus opositores, tal y como lo dice el manual del “lopezobradorismo”, culpa a los otros.

En Guerrero la cosa sigue muy caliente por la operación del crimen organizado, el cobro de piso, la inseguridad, los secuestros, la gente vive con miedo. Ya le han tocado varias crisis a Evelyn Salgado y no ha reaccionado eficientemente, ahí queda el huracán Otis que desnudó la incapacidad y corrupción de las autoridades del estado y la de la Federación, también el linchamiento de tres personas en Taxco por el asesinato de una menor, y que decir de las protestas violentas de los normalistas en Chilpancingo y Ayotzinapa, que por cierto se acaba el sexenio y el pejelagarto no ha podido resolver el problema que también dejó Peña Nieto. Claro que la gobernadora tiene todo el respaldo de Palacio Nacional, no importa lo que suceda.

En Zacatecas la cosa no está mejor, la violencia sobrepasa a la autoridad mientras David Monreal evade los cuestionamientos, se dice atacado por los medios de comunicación tal y como sucede con el de Macuspana.

Que decir de Sinaloa con Rubén Rocha, a quien incluso ya lo relacionan con el narco, pues no estaría en el poder de no ser por el apoyo de la facción criminal de “Los Chapitos”, liderada por Iván Archivaldo Guzmán Salazar, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán, esto lo aseguró la periodista Anabel Hernández, misma que ha dado a conocer otros casos parecidos de la política con el narco.

Otro gobernador que también han relacionado con el narco ha sido al de Tamaulipas, estado donde impera la ley del crimen organizado, fue el periodista Héctor de Mauleón quien dio a conocer que la campaña de Américo Villarreal fue financiada con dinero proveniente del cártel del Noreste.

En Veracruz la situación no es distinta con su flamante gobernador Cuitláhuac García, mismo que ataca a periodistas como lo dice el manual del ganso y que además en dicha entidad el crimen organizado no sólo domina territorios, mata, desaparece, trafica con migrantes y cobra piso.

Y a los otros 16 gobernadores también se les tiene mucho que criticar, podríamos hablar de cada uno pero no nos da el espacio.

Así van los gobernadores de la 4T, cumpliendo con lo dicho de su líder 90% de “honestidad” y 10% de eficiencia, claro que eso no sirve para los gobernados que son los que sufren las consecuencias de sus malas decisiones. ¡Cuántos de ellos rendirá cuentas?… pero mejor ahí la dejamos.

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_. Hasta la próxima.