Los países de la Organización de Estados Americanos (OEA) expresaron su compromiso de apoyar a Haití en el “desafío” de su reconstrucción después del terremoto de magnitud 7.2, ocurrido el pasado 14 de agosto, que cobró 2 mil 189 vidas y dejó 12 mil 268 heridos.

El Consejo Permanente de la OEA celebró una sesión virtual extraordinaria para analizar la crisis humanitaria en la azotada nación caribeña, que congregó a ministros y viceministros de distintos países miembros y socios de esta organización, así como a representantes de instituciones regionales de financiación regional.

En la cita también estuvo presente el primer ministro haitiano, Ariel Henry.

Este terremoto se produjo justo 11 años después de que otro sismo devastara la capital del país, Puerto Príncipe, y causara más de 300 mil muertes y un número similar de heridos.