Autoridades de Nuevo León rindieron homenaje a los seis policías de la Fuerza Civil que fueron asesinados durante una emboscada.

Los féretros de los elementos caídos llegaron al Campo Policial número 1 ubicado en el municipio de Escobedo, donde fueron recibidos por el gobernador Samuel García y el secretario de Seguridad, Aldo Fasci.

Funcionarios y compañeros rindieron guardia de honor a las seis víctimas: Alfonso Cruz González; Carlos Andrés Hernández de la Cruz; Humberto Ascensión Ramos Oaxaca; Idelfonso Francisco del Ángel; Fidel Alejandro Olvera Gutiérrez y Evelyn Lizeth Gómez Krueguel.

Se prevé que los restos de uno de los policías sean trasladados al Estado de México, de donde era originario.

La madrugada del 26 de junio un grupo de elementos de la Fuerza Civil de Nuevo León fueron emboscados por sujetos armados quienes asesinaron a seis policías. Otros cuatro oficiales resultaron heridos.