La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) dio a conocer que el Centro de Geociencias de la UNAM, campus Juriquilla, participó en una investigación publicada en la revista Science, en la que se demostró  que las medidas de confinamiento para combatir la propagación de COVID-19 provocaron una reducción del 50 por ciento en el ruido sísmico observado en todo el mundo.

De acuerdo con el estudio, se analizaron datos de ruido sísmico adquiridos durante varios meses y años, en más de 300 estaciones sísmicas por todo el mundo.

El trabajo muestra la reducción del ruido sísmico en muchos países y regiones, lo que permite visualizar la “ola” resultante que se mueve a través de China, Italia y el resto del mundo.

“El confinamiento, reflejado en el ruido sísmico, ve el efecto total de las medidas de distanciamiento físico/social, la reducción de la actividad económica e industrial, las caídas en el turismo y los viajes. El periodo de bajo ruido sísmico de 2020 se debe a la reducción de ruido sísmico antropogénico global más larga y prominente que ha sido registrada hasta el momento”, aseveró la UNAM.

El estudio, que apareció en la más reciente edición de la revista Science, se generó después de que el autor principal, el Dr. Thomas Lecocq, decidiera que la mejor manera de abordar el problema era compartiendo su método con la comunidad sismológica y analizando los datos de todo el mundo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here