Aunque Jason Momoa lleva más de 20 años actuando en cine y televisión, pero no se convirtió en un rostro conocido para el gran público hasta que interpretó a Khal Drogo en “Juego de tronos” (Game of Thrones).

A partir de ahí, su carrera no ha hecho más que crecer, siendo su papel más reconocible el de “Aquaman” en el Universo DC. Pero entre ambos icónicos personajes, las cosas no fueron nada bien para el actor.

Aunque la fama le llegó gracias a su participación en “Juego de tronos”, hay que recordar que Khal Drogo murió en la primera temporada de la ficción. Es decir, antes de que la serie de HBO se convirtiese en un éxito rotundo y un fenómeno global.

Eso quiere decir que el actor no pudo aprovechar la ola de locura por los Siete Reinos como sí hicieron otros compañeros: Emilia Clarke, Sophie Turner o Kit Harington que vieron incrementados notablemente sus emolumentos.

En una entrevista con InStyle, Momoa explicó que, tras su salida de “Juego de tronos”, pasó varios años luchando por pagar las facturas mientras vivía en su casa del cañón de Topanga con su esposa, la también actriz Lisa Bonet, y sus dos hijos. “Quiero decir, nos moríamos de hambre después de Juego de tronos”, aseguró en la entrevista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here