“Tenemos que parar la fiesta, porque la prioridad es volver a clases“, así lo detalló el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, luego de que su Administración dictara este miércoles nuevas restricciones contra el COVID-19 con el objetivo de abrir las escuelas a finales del mes de agosto.

En entrevista, detalló que entre las principales medidas es la cancelación de operaciones de bares y antros durante todo el mes de agosto para evitar mayores contagios por COVID-19.

La prioridad es regresar a clases presenciales. Nos estamos preparando para ello: estamos listos para que la educación básica arranque en a modalidad presencial a finales de agosto, estamos también  preparados en el nivel medio-superior y superior para arrancar de forma escalonada”, explicó.

“En este momento tenemos perfectamente detectado que el mayor riesgo de contagio son las actividades de diversión, de esparcimiento,  particularmente en la noche con  los jóvenes, es momento de tomar una decisión en donde la prioridad es el regreso a las aulas podemos dejar para después la fiesta y la diversión”, declaró.

El mandatario estatal detalló que “no hay condiciones para seguir atrasando el regreso a las aulas, el daño a los niños y jóvenes es enorme”.