La guerra entre los cárteles de Santa Rosa de Lima y Jalisco Nueva Generación (CJNG), que en promedio cobra la vida de 14 personas al día, ha trastocado a tal punto la vida de los guanajuatenses, que ahora improvisan estrategias para autoprotegerse.

Grupos de WhatsApp o chats para alertar de hechos violentos, patrullajes ciudadanos, cierre de calles y contratación particular de vigilancia, restricción de horarios para salir y hasta modificación de vestimenta para aparentar no poseer bienes son parte de las medidas que han cobrado auge en los municipios de Salamanca, Irapuato y León, de los más azotados por el crimen.

En estas entidades, los negocios, la vida nocturna, los paseos por las calles y los viajes por carreteras, no han vuelto a ser iguales.

Sólo en 2019 se abrieron en el estado 2 mil 775 carpetas de investigación por asesinatos violentos, de los cuales 455 ocurrieron en León, 359 en Irapuato y 296 en Salamanca.

El sector privado también ha modificado algunas rutinas para evitar se víctima del crimen organizado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here