Desde aproximadamente las 6 de la mañana de este lunes, las calles del Centro Histórico se volvieron set de grabación para Alejandro González Iñárritu y un sinnúmero de extras y gente de producción, así como de Daniel Giménez-Cacho, el protagonista del filme que llevará por título “Limbo”.

Algunas calles aledañas al Zócalo estaban cerradas con vallas, con personal con chalecos verdes redireccionando a los transeúntes que, aunque eran poquísimos al principio, poco a poco fueron aumentando en número, especialmente sobre calle Madero.

Sobre la calle Tacuba, esquina con Isabel la Católica, una tela traslúcida color negro cubría parte de la calle, pero dejaba ver al fondo una hilera de autos, un camarógrafo y al cineasta y al protagonista hablando, haciendo señas, dando instrucciones de la toma que estaban preparando.

“¡Prevenidos!”, se escuchaba a cada tanto en el lugar, entre el equipo de trabajo.

Del otro lado, sobre Venustiano Carranza, una fila de extras, vestidos de manera casual en tonos verde, amarillo, café y demás colores, se dirigía a la esquina entre Madero e Isabel, justo donde convergen el Museo del Estanquillo, una tienda de ropa y el Templo de San Felipe Neri.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here