El Gobierno debe concentrarse en asegurar el funcionamiento del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) y no en realizar una cacería de brujas de las personas involucradas en la falta de fármacos y mal funcionamiento de los hospitales, consideraron especialistas en políticas públicas y trabajadores del sector.

Aunque la corrupción en salud sí debe combatirse, esta tarea le corresponde a la Secretaría de la Función Pública (SFP) y tendría que enfocarse en realizar investigaciones reales sobre estos actos más que en exhibir a los involucrados, señaló Alfredo Elizondo, coordinador general de Gesoc, organización de análisis de programas sociales.

Recordó que, incluso, la SFP ya cuenta con un sistema de alertadores de la corrupción, donde se reciben denuncias de forma anónima.

“Más bien de lo que se trata es de que utilicen este tipo de sistemas, más que tratar de hacer una especie de cacería de brujas pública. Si uno está en un servicio de salud y detecta algún tipo de anomalía, como el cobro de cuotas no establecidas, en ese sistema se puede hacer la denuncia correspondiente. Eso es seguir, en sentido estricto, los protocolos y la ley para poder atacar este tipo de comportamientos, más que hacerlo a través de exposiciones mediáticas”, indicó en entrevista.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador advirtió el viernes que se exhibirá a los responsables de la escasez de medicinas y del mal funcionamiento de las instalaciones de salud en diversos estados del País, luego de que se reportara que el Insabi arrancó operaciones con esas carencias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here