La Administración de Alimentos y Fármacos de EE.UU. (FDA, en inglés) autorizó la segunda dosis de refuerzo de las vacunas contra COVID-19 de Pfizer/BioNTech y de Moderna para los mayores de 50 años y algunos inmunodeprimidos.

La segunda vacuna de refuerzo, o cuarta dosis, puede comenzar a administrarse cuatro meses después de la primera, informó el organismo en un comunicado.

Sobre las personas inmunodeprimidas, la FDA autorizó el segundo refuerzo de Pfizer para los mayores de 12 años que se hayan sometido a un trasplante de órganos y la de Moderna para los mayores de 18 años con el mismo nivel de inmunodepresión.

Según el regulador estadounidense, la evidencia científica sugiere que existe “cierta disminución de la protección” de las vacunas con el paso del tiempo, por lo que un segundo refuerzo “ayudaría a aumentar los niveles de protección de las personas de mayor riesgo”.

Además, afirmó que “los beneficios” de una segunda dosis de refuerzo “superan los riesgos” de su aplicación.