El Sr. Cardenal Norberto Rivera Carrera evoluciona favorablemente de COVID-19 y este miércoles fue desintubado.

Su exvocero Hugo Valdemar detalló que el arzobispo emérito permanece en cuidados intermedios pero con “mejoría en general”.

Rivera Carrera fue hospitalizado por COVID-19 el pasado 16 de enero y días después se agravó su condición y fue trasladado del Hospital Mocel a otro.

La atención hospitalaria del cardenal ha sido objeto de polémica al denunciar su exvocero que la Arquidiócesis Primada de México suspendió el pago de su seguro médico desde agosto sin previo aviso.

Esto no es un gesto de bondad, es responsabilidad de la Arquidiócesis proporcionar atención médica, espiritual y hasta de alimentación y vivienda a los obispos”, declaró Hugo Valdemar en entrevista.