«Xi y Biden buscan que no escale el ataque en Ucrania y no afecte sus intereses económicos y políticos.

Desde 2012, Rusia se aleja de europea y se reposiciona con China. La alianza Moscú-Beijing es fuerte en: energía, aéreo, marítimo, inteligencia, asuntos militares y exteriores, financiamiento y tecnológico.

Para China, una alianza con Rusia ofrece seguridad a lo largo de su frontera septentrional.

Ante la»Alianza Estratégica sin Límites» firmada el 4 de febrero entre Putin y Xi, Biden trata de presionar a China para no apoyar a Rusia. En tanto Xi busca impulsar una diplomacia de seguridad entre Moscú y Kiev».

Analiza José Ignacio Martínez Cortes Coordinador de LACEN-UNAM y profesor del CRI-FCPyS en CNN. https://youtu.be/fHBC77aHmAA